sábado, 23 de febrero de 2013

Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo





No podemos negar la obsesiva atracción que sentimos por las zonas acantiladas litorales. Esa sensación de pequeñez que nos queda al contemplar desde sus altos miradores los amplísimos horizontes, la desbordante luz, la cambiante lámina acuosa y la indefinida vírgula que configura la unión del mar y el cielo son suficiente atractivo. Si a ello añadimos una lujuriante vegetación que tapiza los verticales roquedos hasta casi la misma línea del mar y un sinfín de atalayas desde donde apreciar el mundo natural y sus más hermosos fenómenos en toda su extensión, son razones más que suficientes para intentar recorrer este pequeño espacio casi virginal que se ha salvado de la atroz codicia urbanística.



Esto es lo que encontraremos en esta pequeña reserva natural que conforma el Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo.



A grandes rasgos el paisaje se compone de una sucesión de escabrosos acantilados y barrancos intercalados de playas y pequeñas calas (algunas de difícil acceso), salpicados de viejas torres vigías (algunas restauradas, otras privadas) que todavía mantienen el romanticismo de antaño.



El paraje natural ocupa una extensión de 1.814,68 hectáreas y se extiende desde la torre de vigilancia de Maro (Ma) hasta la cala Calaiza (Gr), e incluye una franja marítima de gran valor ecológico. En la zona costera se desarrollan exuberantes máquias mediterráneas y frondosos pinares donde todavía perduran muchas especies que en la actualidad son poco comunes, incluso algunos endemismos importantes.


Para el inicio de la ruta nos trasladamos hasta el acceso habilitado desde donde poder descender hasta la Playa del Cañuelo (36º44’56’’N-3º46’59’’W – 150 m), situado en un lateral de la antigua carretera N-340 justo después de entrar en la provincia de Málaga (si venimos desde Almuñécar) o, antes de atravesar el límite provincial malagueño si venimos desde Nerja. En dicho punto podemos aparcar el coche.



Esta ruta es poco más que un paseo, comenzamos caminando por una polvorienta pista que zigzaguea entre olivos y manchas de pinar descendiendo cómodamente hasta la misma playa. Al bajar por estas lomas vemos hacia poniente los acantilados que albergan la coqueta playa del Inglés con la Torre del Pino en lo alto, lástima que sea una propiedad privada. El día templado y soleado nos va a permitir disfrutar al máximo de las vistas y el entorno que ya adivinamos a medida que avistamos la playa.



Pronto alcanzamos la misma playa del Cañuelo (36º44’44’’N-3º47’24’’W – 0 m). La encontramos solitaria; estamos a martes en el mes de febrero. Aunque el día es fabuloso, los restos del fuerte vendaval que hemos sufrido en días pasados todavía levanta elegantes



olas ornadas de blanca y brillante espuma que refulgen en nuestros ojos. Sólo nos acompañan algunos grupos de gaviotas. Tenemos que recorrer toda la línea arenosa de poniente a levante hasta alcanzar los acantilados por donde, entre una tupida maraña de



lentiscos, palmitos, romeros y bayones, llegamos al sendero (36º44’36’’N-3º47’14’’W – 15 m). En este tramo coincidimos con el trazado del GR-92 o Sendero del Mediterráneo que recorre toda la costa mediterránea española desde Tarifa hasta Gerona.



Empezamos ascendiendo entre una espesa vegetación que repentinamente se aclara y se torna rala al alcanzar una zona antiguamente abancalada desde donde se nos ofrecen unas impresionantes vistas. Por debajo tenemos la Cala de los Cañuelos, al pie occidental del Peñón del Fraile, un saliente rocoso densamente boscoso donde también vemos restos de



antiguas construcciones, seguramente de vigilancia. Hacemos la correspondiente visita y nos asomamos hasta su punta en donde contemplar los vuelos de cormoranes y gaviotas que campean por estos lares.



Entre el Peñón del Fraile y la contigua Punta Caleta se extiende la preciosa Playa de las Doncellas, solitaria, casi inaccesible, vigilada por altos riscos que guardan celosamente su belleza. Hay que llegar hasta ella para comprender su atractivo.



Volvemos sobre nuestros pasos hasta retomar el sendero (Gr-92). Después de un corto trayecto llegamos a otro cruce en donde tomaremos dirección S para visitar Punta Caleta



con su torre vigía del mismo nombre. Después desandaremos el camino y recuperaremos el trazado del Gr-92, que ahora llanea entre un denso pinar en dirección E. Por nuestra



izquierda aparece la impresionante pared rocosa de los Tajos del Calderero que se alzan verticalmente hasta los 239 m conformando la parte más agreste de Cerro Caleta. Al poco cambiamos ya de vertiente vislumbrando hacia lo hondo la conocida Playa de Cantarriján.



Descendemos las últimas lomas del cerro hasta alcanzar el boscoso barranco de Cantarriján, que a su vez conforma la divisoria entre las provincias de Málaga y Granada. Abandonamos el lecho del barranco para dirigirnos hasta la playa. Es casi de obligado cumplimiento el tomarse una cervecita o un refrescante vino blanco en alguno de sus chiringuitos. Nosotros así lo hicimos.



Tras el vino y unas tapillas a base de pescado, retomamos el camino buscando el barranco de Cantarriján, por donde vamos ascendiendo siguiendo su sinuoso trazado algo así como 2 km. Hay que fijarse bien para tomar por nuestra izquierda (dirección NW) el inicio de un



sendero que aparece en un lateral del barranco pero que está muy bien indicado (puntos de pintura verde fosforescente). Dicho sendero atraviesa otro frondoso pinar donde vemos algunas orquídeas y demás bellezas vegetales, al mismo tiempo que hacemos la última ascensión que nos lleva hasta el punto de inicio dando así por concluido este delicioso paseo, adecuado para cualquier mañana que tengamos libre.


No pudimos ni quisimos desperdiciar tan magnífico día y tan estupenda tarde que se nos presentó, así que aprovechamos la bonanza del tiempo y nos instalamos cómodamente a esperar la puesta de sol y ... la espera valió la pena.




Los datos finales para los amantes de las estadísticas son como siguen:

Distancia total recorrida: 6,74 km
Tiempo total empleado: 06:18 horas (02:05 h en movimiento y 04:13 h parados)
Desnivel total acumulado: 407 m
Velocidad media en movimiento: 3,23 km/h



Texto y Fotografías: Arielle & Enric para Senderos del Sol ©

Si queréis bajaros la ruta para GPS mirar <aquí>

16 comentarios:

  1. Hicimos la ruta juntos, pero viendo las fotos... quiero ir otra vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sepas, Arielita que estoy ya preparando la ruta completa por los acantilados de Maro-Cerro Gordo, esta vez iremos desde la misma Torre de Maro hasta la cala Calaiza en la Herradura en un recorrido que nos llevará visitar en toda su extensión este paraje que tanto amamos.

      Eliminar
    2. Jajaja, con parada en la Barraca de Cantarriján!!

      Eliminar
  2. pues me habéis animado a probar esa ruta que desde pequeño llevo teniendo referencias de ella,bien contada y deliciosamente documentada,un abrazo Arielle y Enric,espero coincidir con vosotros otra vez.....


    Miguel Ángel Ortuño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wat een prachtige route en schitterende foto's. Ik kan bijna niet wachten om die route in het voorjaar met je te lopen, Yel!

      Eliminar
  3. Sencillamente ¡espectacular!
    Como todos los que haceis...
    Felicidades igualmente por el texto, ricamente escrito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Espectacular en superficie, más, si cabe, debajo de agua. Es uno de los puntos más privilegiados de España y lo tenemos aquí cerquita. ¡Gracias por enseñarnos esta ruta!

    ResponderEliminar
  5. Precioso!!!!! vaya puesta de sol!!!! Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  6. Espectaculair pisages, magnifico parco,

    ResponderEliminar
  7. La ruta es espectacular, preciosa, vistas como ninguna, la he hecho con mi señora el 14 de agosto y a mediodia, un poco de calor pero el dia clarisimo, lo que no me gusto fue el tramo desde la cala de las Doncellas hasta la playa del Cañuelo, pues empeze en el aparcamiento de Cantarrijan, está un tanto peligroso, para la proxima vez ese tramo explorare otro camino aunque sea mas largo

    ResponderEliminar
  8. Anónimo19/5/15 1:54

    Gracias por esta valiosa informacion y por compartir tu aventura. Los paisajes son preciosos, la semana que viene pienso descubirlos por mi misma.Gracias de nuevo por hacerlo facil.

    ResponderEliminar
  9. Muy bonita y documentada con sencillez y precisión. Buenas fotos que acompañan correctamente al recorrido.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con el otro comentario, desde las doncellas hasta Cañuelo el sendero es un poco peligroso, sobre todo si vas con niños.

    ResponderEliminar
  11. Genial la descripción de la ruta y muy bonitas las fotos. Sin duda es una de las zonas más bellas de nuestra geografía Andaluza. Cuidémosla!!!

    ResponderEliminar
  12. A beautiful walk, with wonderful views, nice and flowering vegetation (in April). But take care: some parts are steep and although the path is regularly marked with blue dots following the track is not everywhere self-evident, as it is not walked by many people. We thought it was very rewarding!

    ResponderEliminar